Entrevistamos a Noemí Pereda, Profesora Titular de Victimología en la Facultad de Psicología de la Universidad de Barcelona

entrevista-noemi-pereda-profesora-titular-victimologia-facultad-psicologia-universidad-barcelona_68.html

En SafeChildren Guardian, hemos tenido la suerte y el privilegio de conocer a Noemí Pereda, profesional de la psicología especializada en Victimización de niños y jóvenes. Y a través de esta interesante entrevista nos ha contado qué es la Victimizaciónqué efectos tiene en nuestros hijos, qué papel tienen las nuevas tecnologías y cómo evitarla.  Queda claro que está en nuestras manos evitar que nuestros menores caigan en este grave problema que puede llegar a tener serias consecuencias psicológicas y sociales.

 

 

A modo de presentación podríamos decir de tí

Mi nombre es Noemí Pereda y soy Profesora Titular de Victimología en la Facultad de Psicología de la Universidad de Barcelona

 

Y más concretamente, tu especialización

Mi ámbito de trabajo es, principalmente, la docencia y la investigación en victimización infantojuvenil, con especial interés en la extensión de este problema, las consecuencias que puede conllevar para sus víctimas y los factores de protección que podemos potenciar para prevenir toda forma de abuso y violencia contra la infancia.

 

¿Cuándo y porqué te interesaste por la victimización?

Cuando finalizaba mis estudios de psicología, me di cuenta que el colectivo del que menos habíamos hablado durante todos esos años y el que, según todos los estudios, presentaba mayores dificultades emocionales y problemas psicológicos eran los niños y niñas víctimas de la violencia. Estos efectos negativos no se daban únicamente en el periodo de la infancia, sino que podían llegar a cronificarse hasta la edad adulta. Así que decidí que ese iba a ser mi campo de trabajo, y así ha sido.

 

¿Podrías explicarnos en qué consiste exactamente?

La victimización tiene un mayor potencial de efectos dañinos para sus víctimas que otros acontecimientos traumáticos porque es interpersonal, es decir, hay un ser humano que daña a otro ser humano con intencionalidad. No se trata de un accidente ni de un desastre natural en el que no tienes a nadie a quien culpar. Se trata de un acto que atenta contra las normas sociales y que cuesta mucho de entender y asumir, puesto que no hay justificación para que una persona use la violencia contra otra. Esto hace que muchas veces la víctima se culpe a sí misma, como forma de explicarse porqué le ha ocurrido. Si aplicamos esta misma definición a los niños y niñas, nos damos cuenta que son víctimas de estos actos con una elevada frecuencia y que su capacidad de comprensión de lo que ha ocurrido es mucho menor que la de un adulto, por lo que los efectos que este hecho va a tener en su desarrollo pueden llegar a ser muy graves.

 

¿Qué efectos tiene la victimización en los menores?

La victimización es un suceso altamente traumático que puede conllevar graves efectos para sus víctimas. Pueden encontrarse problemas en todas las áreas de la vida del menor, que afectan a su estado psicológico (como pueden ser la ansiedad, la tristeza y la depresión), físico (problemas para conciliar el sueño, trastornos de la alimentación) y social (desconfianza, aislamiento, conductas violentas y antisociales). Por ello, la Organización Mundial de la Salud habla de la victimización infantil como un problema de salud pública que debemos prevenir si queremos que en el futuro nuestros niños y niñas sean ciudadanos sanos e integrados. Uno de los principales problemas que vemos en niños y niñas víctimas es la destrucción del sentimiento de seguridad. Estos niños y niñas ya no saben en quién confiar, se ha roto la seguridad en sí mismos y en su entorno que todos necesitamos para poder desarrollarnos de forma adecuada. 

 

La irrupción de las nuevas tecnologías han creado el llamado mundo virtual. Pero ¿es tan virtual como parece o es real? ¿Lo son sus efectos en los menores?

El mundo virtual se encuentra altamente relacionado con el mundo real, especialmente en el ámbito de la victimización. Problemas como el ciberbullying, en el que se insulta, amenaza, y agrede al niño mediante mensajes, posts y comentarios en las redes sociales, mantienen una estrecha relación con las mismas conductas en el mundo real, como sería, en este caso, el bullying. Es decir, los niños y niñas que son victimizados en internet suelen serlo también en el mundo real. A su vez, situaciones de alto riesgo como el acoso sexual de menores a través de la red, u online grooming, pueden suponer que el menor acabe citándose en el mundo real con desconocidos que, naturalmente, el niño o niña cree que son sus amigos, demostrando, nuevamente, que lo que pensamos que es un peligro circunscrito a una pantalla, es mucho más real de lo que imaginamos.

 

Respecto a los efectos que tienen estas formas de victimización virtuales en el menor, éstos son exactamente igual de graves que aquellos que se producen en el denominado mundo real, puesto que para el niño el mundo virtual es parte de su mundo real, no se configura como algo irreal, sino que es un escenario más en el que relacionarse. Cabe añadir que en el mundo real la victimización puede tener un final, una fecha en la que se acaba, pero en la red, acabar con la victimización es un proceso mucho más difícil de conseguir y mucho más largo, por lo que el niño puede sentirse victimizado durante mucho más tiempo.

 

Sin un conocimiento profundo de los riesgos que supone un mal uso de esta herramienta, todos los beneficios que Internet puede ofrecer quedan oscurecidos por sus peligros.

 

¿Está presente, pues, la victimización en mundo virtual y del mismo modo que lo está en el mundo real?

El mundo virtual ha supuesto que, como comentábamos anteriormente, formas de victimización que ya existían puedan darse también en este nuevo espacio, pero, a su vez, que aparezcan nuevas formas de victimización o nuevas fuentes de riesgo, que no existían anteriormente, que sitúen al menor en situación de peligro y conlleven problemas en su desarrollo.

 

¿Qué deberíamos hacer los padres al respecto?

Es fundamental que los padres conozcan los peligros a los que sus hijos e hijas se exponen. Durante mucho tiempo hemos advertido a nuestros niños y niñas sobre los peligros que pueden encontrarse en el mundo real. Ahora debemos advertirles sobre aquellos que se encuentran en el mundo virtual. Para ello, los adultos debemos acercarnos a las tecnologías de la información y la comunicación sin miedo y saber qué son, para qué sirven, qué beneficios y riesgos derivan de su uso. No podemos prohibirlas, dado que ya son parte de la vida social, aprendizaje y educación de nuestros hijos e hijas. Si nos mantenemos al margen, ellos van a seguir usándolas. El gran desconocimiento de los adultos sobre las tecnologías de la información y la comunicación hace que los niños y niñas, que sí van a usar este medio y van a relacionarse en él, no dispongan de ninguna protección y se enfrenten a todos estos peligros sin ninguna herramienta de prevención.

 

Y, ¿en cuanto a Internet?

En primer lugar, no podemos situar el ordenador en la habitación del niño o niña, hasta que éste no sea suficientemente maduro y esté preparado para poder hacer un uso del mismo moderado, adecuado y controlado. Situar los ordenadores en zonas de la casa compartidas, en las que los padres pueden controlar, o vigilar, lo que está haciendo el niño o niña, son un medio de prevención. A su vez, se hace necesario el uso de herramientas que puedan ayudarnos a filtrar aquellos materiales que consideramos inadecuados para el nivel de desarrollo de nuestros hijos y a los que no deseamos que tengan acceso.

 

¿Crees que los padres somos conscientes de los verdaderos riesgos de Internet? 

Lamentablemente, somos un país muy poco formado respecto a los peligros y riesgos de Internet, lo que hace que nuestros niños y niñas estén muy poco protegidos. Los padres siguen creyendo que prohibiendo el uso del ordenador van a poder frenar estas situaciones, pero no entienden que Internet está instaurada en las vidas de nuestros hijos y prohibirla es imposible. Del mismo modo que hemos educado a nuestros niños y niñas sobre cómo relacionarse fuera de casa, en el mundo público, y no los mantenemos encerrados para protegerlos de los peligros del exterior, debemos educar a nuestros niños y niñas sobre cómo relacionarse en el mundo virtual y no mantenerlos alejados de este nuevo entorno.

 

Lamentablemente, somos un país muy poco formado respecto a los peligros y riesgos de Internet, lo que hace que nuestros niños y niñas estén muy poco protegidos. 

 

 

Llegamos al final de esta interesante entrevista, ¿hay algo más que quieras añadir, Noemí?

 

Creo que debemos destacar que Internet es una herramienta excelente, un avance enorme, que ayuda a nuestros hijos e hijas a acceder a una gran cantidad de información, que les permite una mayor libertad y conocimiento del mundo. También es un medio muy positivo en el que relacionarse con otras personas y que facilita estar siempre cerca de los amigos y no sentirse solo. Sin embargo, sin un conocimiento profundo de los riesgos que supone un mal uso de esta herramienta, todos los beneficios que Internet puede ofrecer quedan oscurecidos por sus peligros. 

 

 



Publicado el 25 de noviembre por SafeChildren Guardian en la categoría de proyecto


SafeChildren Guardian by Havoc Technologies S.L. SafeChildren Guardian
SafeChildren Guardian es un servicio para ayudar a comprender el mundo digital de nuestros hijos.
@SFChildrenGuard



comments powered by Disqus


Copyright © Havoc Technologies 2015. Contáctanos info@safechildrenguardian.com.