¿Debemos establecer reglas para nuestros hijos en el uso de Internet y móviles?

establecer-reglas-para-nuestros-hijos-uso-internet-y-moviles

Todavía recuerdo lo embarazoso que resultaba tener que hablar por teléfono delante de toda tu familia cuando aún éramos adolescentes quienes hoy somos padres de de chavales de la misma edad con la que contábamos nosotros por entonces. Era el imperio de los monosílabos y las frases cortas: si, no, no, bueno, mejor no, vale, adiós. 

 

El teléfono era familiar: pagado y usado principalmente por los padres pero de uso admitido por el resto de la familia. Las llamadas eran más por urgencia o necesidad que por capricho. Hasta que llegaba la edad del acné y los primeros amores. Entonces los hijos íbamos tomando posesión de esa preciado aparato que nos permitía seguir en contacto con los nuestros para hablar y hablar, habitualmente sin decir nada. En fin, cosas de la edad.

 

Por aquel entonces, todos los teléfonos estaban anclados a la pared del salón, generalmente,eran fijos y de cordón espiral. Ni siquiera existían los inalámbricos que permitían encerrarte en tu cuarto si tus padres no eran muy estrictos. Ese grado de libertad llegó bastantes años después.

 

Como todo bien familiar, precisaba de normas de uso. La verdad es que se respetaban casi a rajatabla, a pesar de que apenas se aireaban: todos, especialmente los menores, sabíamos qué podíamos hacer y qué no, y qué significado tenía aquella mirada condescendiente de mamá, o esa algo menos afable de papá: había que colgar.

 

Ahora, todo es diferente a pesar de que se trata también de teléfonos. Para empezar, ya no son familiares o colectivos: cada uno tiene el propio, con línea y número independiente. Son además, portables y minúsculos, aunque vuelve el tamaño ladrillo, pero en plano, prueba de que cada día necesitan una pantalla mayor pues los usos de imágenes también lo son. Y ya no sólo sirven para hablar: también para leer, navegar, chatear, whatsappear, escuchar música, y un largo etcétera...

 

Además, en este mundo electro-consumista, hemos hecho imprescindible algo que en síntesis no lo es: el móvil es un fin en sí mismo, en lugar de un medio que inicialmente servía para comunicarse. Así que, cada día, la edad de acceso al móvil propio es menor: hoy no sorprende que sea el regalo estrella de la primera comunión. Bueno, perdón: ahora es una tablet, preferiblemente iPad, pues ya cuentan con smartphone para entonces.

 

Bien, hasta aquí, todo más o menos bien: es comprensible que algunos padres quieran que sus hijos sean diestros usuarios de las tecnologías, o incluso que cuenten con un plus de seguridad al poder llamar en caso de emergencia o poder ser localizados casi en cualquier momento por los progenitores.

 

El problema surge cuando les damos a niños de alrededor de 10 años, herramientas complejas, no en su uso, sino en las consecuencias del mismo.

 

Recientemente se ha publicado una noticia sobre las normas que adjuntó una madre al regalarle el primer móvil a su hijo. adjunto el link a las mismas pues son dignas de ser leídas y, a ser posible, copiadas. Hablan de cuestiones básicas que unos padres responsables y educados quieren para sus hijos. Y como quieren asegurarse de que sus hijos emulen y mejoren a sus padres, cosa que todo padre quiere, las recopilan en una lista que adjuntan al primer móvil que tendrán sus hijos. Para que las observen y respeten.

 

Y no se refieren a cuestiones tecnológicas, sino a consejos para que sus hijos maduren y crezcan como lo que son: personas en formación, sensibles y vulnerables. Por ello inciden en cuestiones como: buena educación (respeta los horarios de llamada), valores (no mientas), seguridad (no documentes todo), autosuficiencia (deja el móvil en casa de vez en cuando), responsabilidad (si lo rompes, o lo pagas o te quedas son móvil), obediencia (darás el móvil a tus padres) y disciplina (estará apagado por las noches) y libertad de criterio (bájate música diferente de la de tus amigos) entre otros.

 

Aquí las dejo por si quieren leerlas y comprobar que la educación de nuestros hijos es importante (eso ya lo sabemos) y abarca todos sus actos, por lo que debemos darles pautas para todos ellos. A veces, es fácil sucumbir y pensar que mientras estén entretenidos, y con los móviles lo están, poco puede ocurrirles. Pero no es así. Al fin y al cabo, nadie dijo que ser padre fuera fácil, o un trabajo a media jornada.

 

Puedes ver el artículo completo aquí: 

http://blogs.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/empecemos-por-los-principios/2013-09-27/las-18-reglas-que-dicto-una-madre-al-regalarle-un-movil-a-su-hijo-de-13-anos_32920/



Publicado el 08 de octubre por SafeChildren Guardian en la categoría de padres


SafeChildren Guardian by Havoc Technologies S.L. SafeChildren Guardian
SafeChildren Guardian es un servicio para ayudar a comprender el mundo digital de nuestros hijos.
@SFChildrenGuard



comments powered by Disqus


Copyright © Havoc Technologies 2015. Contáctanos info@safechildrenguardian.com.