Pero ... ¿Qué hace mi hijo tantas horas en Internet?

¿Qué hace mi hijo en Internet?
Internet forma parte de nuestra vida cotidiana. Es difícil imaginar hoy nuestro mundo sin Internet. Tan solo se necesita una conexión a la red para acceder a todos los servicios, información, imágenes, libros, música, etc. disponibles en nuestra sociedad. Además, reduce distancias y elimina fronteras físicas haciendo que todo sea mucho más cercano y accesible.

Internet ha cambiado nuestro modo de comunicarnos, de informarnos y de interrelacionarnos. Y lo ha hecho de una manera muy rápida y continúa haciéndolo a una velocidad mayor cada día. Los adultos, quienes hemos visto nacer esta tecnología percibimos estos cambios.

Sin embargo, nuestros hijos menores son nativos digitales. Es decir, han nacido cuando toda esta tecnología ya existía. Y por lo tanto no son conscientes de que estos cambios se produzcan y menos aún de sus consecuencias ya que no han conocido otra realidad.

Internet es, en definitiva, una ventana al mundo; una ventana que podemos abrir desde nuestra propia casa, a través de cualquier dispositivo con acceso a Internet. Ello tiene innumerables ventajas y valores. Aunque también incontables riesgos y peligros pues la ventana al mundo es tanto de salida como de entrada. Una salida y una entrada difícil de controlar.

Los Riesgos

Internet, como ventana al mundo que es, permite el acceso casi ilimitado a contenidos y personas, sean las que sean y estén donde estén. Esto es enriquecedor y positivo pero puede tener también efectos y consecuencias negativas dependiendo del uso que hagamos de internet, puesto que no existe un filtro previo de acceso.

Cualquier persona, de cualquier ideología, con cualquier antecedente o con cualquier intención tiene acceso a Internet, a ese mundo virtual que compartimos todos.

Internet es, además, un mundo sin regulación pues sería muy difícil poner de acuerdo las legislaciones de todos los países para definir qué es legal o aconsejable y qué no lo es, o bien quién se encarga de hacer que se cumpla la ley en Internet.

Básicamente los riesgos de Internet se agrupan en:
  • » Acceso a contenidos inadecuados.
  • » Acceso por parte de terceras personas.
  • » Comportamientos compulsivos y/o adictivos.
  • » Riesgos legales.

Las Búsquedas

Antes Internet, el acceso a la información por parte de los menores se reducía a libros, enciclopedias o revistas que pudieran encontrar en su casa.

Toda esa información era conocida y autorizada de manera directa o indirecta por los padres por lo que no solía entrañar riesgo. Sin embargo, los infinitos contenidos que existen en Internet escapan del control de los padres, y ahora son mucho más accesible que nunca. Nuestros hijos ya no necesitan saber a quién preguntar, o salir de casa. Ni siquiera necesitan tener la edad legal.

La pornografía no es el único tema, ni el peor. Aquí mostramos una división de los asuntos nocivos para menores a los que pueden acceder desde Internet.

  • » Anorexia y bulimia
  • » Violencia
  • » Xenofobia, terrorismo, racismo, nazismo, integrismo, etc.
  • » Autolesiones
  • » Suicidio
  • » Pornografía
  • » Sexo violento o vejatorio
  • » Sexo con animales
  • » Pederastia y otras prácticas de sexo no consentido
  • » Juego y apuestas on-line
  • » Compras compulsivas y no autorizadas




Publicado el 30 de junio por SafeChildren Guardian en la categoría de riesgos


SafeChildren Guardian by Havoc Technologies S.L. SafeChildren Guardian
SafeChildren Guardian es un servicio para ayudar a comprender el mundo digital de nuestros hijos.
@SFChildrenGuard



comments powered by Disqus


Copyright © Havoc Technologies 2015. Contáctanos info@safechildrenguardian.com.