Quiero paciencia ... y la quiero ya!!!

quiero-paciencia-y-la-quiero-ya_44.html

La cantidad de información y la velocidad e inmediatez con la que podemos acceder a ella está provocando un fenómeno que cada día se extiende más: la impaciencia. Si hasta ahora justificábamos el ritmo frenético que llevamos con el tráfico, la creciente velocidad de nuestra vida urbana y en sociedad, ahora las nuevas tecnologías han incrementado exponencialmente dicha velocidad. Veamos unos ejemplos, que seguro que todos hemos observado:

 

- recibimos una llamada en el móvil, no contestamos y volvemos a recibirla repetidas veces en un breve lapso de tiempo, por si no nos habíamos enterado

- nos llega un whatsapp y tras unos minutos sin respuesta por nuestra parte recibimos una llamada para ver porqué no respondemos

- cadenas de whatsapp como si se tratara de un email en fascículos

- whatsapp preguntando casi en tono conminativo: ¿estás?, ¿por qué no respondes? ¡responde al menos!

- recepción de un email y llamada posterior conminándonos a responder de inmediato.

- recientemente, whatsapp sufrió un fallo técnico que hizo que la aplicación no funcionara durante cinco horas aproximadamente. La desesperación cundió, las llamadas se sucedieron y atropellaron para saber si era un fallo generalizado, un problema de las redes de telefonía o de los móviles. Tan lejos llegó el desasosiego que muchos usuarios de whatsapp, no pudiendo sobrevivir un tiempo sin esa vital conexión con el mundo, decidieron tornarse infieles e instalarse un aplicación similar: Telegram. Y eso que para darle utilidad deberían esperar a que todos sus contactos se la instalaran también. ¿Y qué ocurrió? Que un buen porcentaje de las llamadas de aquel Sábado tuvieron como motivo la noticia de que whatsapp no funcionaba y que había que instalarse Telegram. Seguro que además, si contáramos con las estadísticas de número de llamadas de ese día veríamos que aumentaron considerablemente.

 

Supuestamente, las nuevas tecnologías deberían ayudarnos e incluso liberarnos permitiéndonos comunicarnos independientemente de donde nos encontremos (ubicuidad), explotar las supuestas ventajas del teletrabajo, fomentar la teleasistencia, gestionar tareas cotidianas sin salir de casa (compras, bancos, etc.). Pero creo que nadie esperaba que nos esclavizara en lugar de liberarnos. Y parece ser que es lo que está ocurriendo. El poco tiempo libre que tenemos o nos dejamos lo pasamos con nuestros dispositivos móviles: en el autobús, mientras esperamos, mientras caminamos, incluso mientras conducimos, a pesar del riesgo que ello supone. Y este es el punto más importante: cuando no somos capaces de esperar ni un solo momento, a pesar de que ello entrañe riesgos, como el conducir y escribir mensajes al mismo tiempo, es que ya estamos enganchados, somos adictos. Aunque no queramos reconocerlo.

 

Ahora bien, la impaciencia tecnológica, término al que deberíamos ir acostumbrándonos, es nociva en los adultos, pero mucho más en los menores pues es fácil que derive en frustración e irascibilidad si no se le pone límites.

 

Está claro que la tecnología es imprescindible y nos ayuda, pero el hecho de que esté disponible en todo momento no quiere decir que debamos hacer de ella un fin en sí mismo, sino que debe permanecer como un medio. Un medio para comunicarnos, para consultar, para conocer. Sin embargo, esto es algo que los menores no entenderán si no los educamos y dirigimos en su uso, para que no se convierta en un abuso.

 

Lo curiosos es que, al menos en la opinión de HavocTec, antes de la aparición de Whatsapp los riesgos de sufrir impaciencia tecnológica eran menores, pero la gratuidad de esta aplicación ha hecho que su uso haya tenido un crecimiento exponencial. Los padres nos encontramos aquí ante un nuevo frente en el que educar y dirigir a nuestros hijos para que estas herramientas y aplicaciones estén al servicio de ellos y no al contrario.



Publicado el 25 de marzo por SafeChildren Guardian en la categoría de padres


SafeChildren Guardian by Havoc Technologies S.L. SafeChildren Guardian
SafeChildren Guardian es un servicio para ayudar a comprender el mundo digital de nuestros hijos.
@SFChildrenGuard



comments powered by Disqus


Copyright © Havoc Technologies 2015. Contáctanos info@safechildrenguardian.com.